Imagen Contenido

Con la movilidad necesaria

Autor
Jorge Martínez Bernal
Decano Facultd de Enfermería

 

 

En un mundo globalizado, la internacionalización en la formación de los profesionales de enfermería exige el desarrollo de algunas competencias que convencionalmente no se tenían en cuenta. Tradicionalmente, los programas han tenido como prioridad lograr niveles de desempeño disciplinar excelente, pero hoy se demanda mucho más de los profesionales. Se requiere el manejo de por lo menos dos idiomas, el uso avanzado de la tecnología y la capacidad de aprender de forma permanente. Todo esto con el propósito de lograr la competitividad al trascender las fronteras en el ejercicio profesional, para crecer al ritmo de nuestras instituciones, nuestras profesiones y nuestra sociedad en general.

 

Los estudios de movilidad han demostrado que, logrando las competencias profesionales definidas por la Comunidad Europea en el 2006 [1], aumentan las probabilidades de éxito. Aun así, en este proceso se generan otras dificultades que los profesionales deben resolver. Entre estas se resalta el proceso de convalidación, el costo del traslado físico, la necesidad de saber un nuevo idioma (o terminología técnica), la adaptación a las diferentes prácticas clínicas y los largos y costosos procedimientos de inmigración (Chandra y Willis, 2005; Kingma, 2006)

 

La motivación de un(a) enfermera(o) para migrar es multifactorial. No solo se refiere a los incentivos financieros; también existe el crecimiento profesional y el interés por otras culturas. Aunque existen barreras que en ocasiones desalientan el proceso, se reconoce cada vez más que esta tendencia continuará y que la migración temporal o definitiva debe ser abordada por las instituciones donde se forman los profesionales en enfermería.

 

Para este fin, la Facultad de Enfermería de la FUS ha realizado varios convenios nacionales e internacionales con universidades como la Universidad de Antioquia - UDEA, la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia - UPTC, la Universidad de Panamá, la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud - FUCS, la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales - UDCA, la Universidad de Santander – UDES, y se encuentra adelantando otros convenios en los que se cuentan la Universidad del País Vasco en España y la Universidad San Marcos en Perú. Adicionalmente, con el apoyo de la Oficina de Relaciones Interinstitucionales y la Vicerrectoría Académica, se analizan otras posibilidades para apoyar de forma integral las iniciativas de movilidad.

 

En este sentido, lo recomendable es que los estudiantes definan desde el inicio de su formación la movilidad como uno de sus objetivos principales, se informen con precisión acerca de las opciones disponibles y hagan planes con el apoyo de sus familias y, por supuesto, de la Universidad.

 

La Facultad de Enfermería espera poder ayudar a sus estudiantes a ampliar su visión profesional por medio de la interacción con diferentes instituciones, fomentando a través de la movilidad el intercambio de conocimientos y de cultura, ayudándoles a alcanzar sus metas y a estar preparados para el momento de graduarse.

 


[1] Recomendación 2006/962/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente, Diario Oficial L 394 de 30.12.2006