Imagen Contenido

Impacto de la formación docente

Una responsabilidad compartida de la comunidad universitaria

Autor
Vicerectoria Académica

 

Al entrar a una cons ulta médica, me entero que la persona que me atendería era un especialista que se desempeña como profesor de la Fundación Universitaria Sanitas. Luego de dialogar unos minutos sobre la universidad llegamos al tema de la docencia universitaria. Allí me comentó que el aporte recibido por el curso que tomó, en el campo de la docencia, fue muy valioso y que, producto del mismo, en la actualidad en las reuniones de profesores insiste en la necesidad de que todos sus compañeros se formen en docencia para mejorar su desempeño profesional en el aula.

 

Al pensar en la experiencia vivida por el profesor de medicina en cuestión, y su reflexión en relación con la formación recibida y el aporte de ella, se evidencia la urgencia planteada por muchos expertos en educación sobre la necesidad de formación en educación para mejorar la docencia en la universidad.  Esto permite el mejoramiento del modelo pedagógico y facilita la generación de alternativas para la docencia, la evaluación de los estudiantes, entre otras, llevando a la Institución a un desarrollo adecuado de sus principios misionales de manera coherente.

 

Pero aún así, la formación no es suficiente. Es un primer paso de gran importancia, que solo será útil en la medida en que el profesional que ejerce la docencia se reconozca como profesor, es decir, profesional de la educación y que, como tal, debe formarse para ejercerla.  En este sentido, el reconocimiento de esa importancia es una tarea social en la universidad, no solo del profesor, sino también desde la dirección académico administrativa y de los estudiantes. Para garantizar un adecuado impacto de la formación docente es necesario realizar un seguimiento a la misma, y de ahí la relevancia de la evaluación docente; esta ayuda a realizar un seguimiento desde diferentes miradas, con el fin de mejorar los niveles de apropiación y de aplicación desde el modelo institucional. De esta manera, la comunidad universitaria contribuye al mejoramiento de la docencia y de sus procesos de formación.